La impresión 3D utiliza un proceso aditivo en el que se desarrollan capas sucesivas de material hasta que se crea todo el objeto.  Está inscrita en el campo de las nuevas tecnologías y permite personalizar la reproducción de objetos.  Se utiliza para maquetación de diseños o reproducción de diversos objetos.  En publicidad se utiliza para producir objetos diseñados a la medida de las necesidades de las organizaciones para posicionar la marca.